Fascitis Plantar: síntomas, tratamientos y prevención

Causas de la Fascitis Plantar I Clinik Podología

Como su propio nombre indica, la fascitis plantar, es una inflamación de la misma. Se estima que afecta a un 10% de la población, siendo más frecuente en deportistas y atletas. Este dato daría explicación del porqué es uno de los principales motivos de visita a las consulta o clínicas de podología.

En este post queremos explicar de forma muy detallada toda la información necesaria para entender esta lesión y que os sirva de guia por si estáis padeciendo o sufriendo de fascitis o conoceis a alguien que le pueda resultar útil.

Anatomía de la fascia plantar

La fascia o aponeurosis plantar es una estructura plana, gruesa y fibrosa formada por tejido conectivo que tiene su origen en la cara inferior del calcáneo y se inserta en las falanges proximales de todos los dedos.

Está compuesta por tres partes o tres bandas de tejido: externa, interna y central. Las bandas interna y externa son de tamaño considerablemente más reducido que la central y su recorrido es desde el calcáneo hasta el primer y quinto dedo respectivamente.

La parte o banda central, la más conocida, tiene su origen en la tuberosidad medial del calcáneo, siendo más gruesa y estrecha. A medida que avanza hacia los dedos, se va volviendo más ancha y delgada, abriéndose en abanico, en otras cinco cintillas, una para cada dedo, que se insertan en la cabeza de los metatarsianos.

Localización Fascitis Plantar I Clinik Podología

Biomecánica de la fascia plantar

La gran mayoría de corredores conocen las palabras fascitis plantar, pero muy pocos saben qué función o funciones desarrolla esta importante estructura biomecánicamente hablando, es decir, cuando estamos quietos, al caminar o cuando corremos.

El prestigioso podólogo o podiatra americano Kevin Kirby, recopiló y añadió nuevas funciones para esta estructura, detallando hasta 10 posibles funciones. Estas son:

  • Mantener el arco longitudinal interno ( puente).
  • Ayudar en la supinación de la articulación subastragalina (tobillo) en la fase de propulsión.
  • Ayuda a la musculatura del compartimento posterior a limitar la pronación de la articulación subastragalina, decelerando la pronación en fase de apoyo de la marcha y acelerándola en la fase de despegue.
  • Ayuda a la musculatura intrínseca plantar (Abd. y Add. del Hallux, Flexor corto de los dedos y Cuadrado plantar) a prevenir un aplanamiento del arco longitudinal interno.
  • Reduce las fuerzas tensiles de los ligamentos plantares del tarso medio.
  • Previene las fuerzas de compresión dorsal en el mediopié.
  • Previene un exceso de flexión dorsal de los metatarsianos.
  • Favorece el mecanismo de Windlass invertido para mantener los dedos en contacto con el suelo.
  • Reduce las fuerzas reactivas del suelo (FRS) en las cabezas metatarsales durante las fases de apoyo medio y de despegue.
  • Ayuda a absorber la energía elástica de deformación que se produce durante la carrera y el salto.

función-de-la-fascia-plantar

Así pues, vemos la importancia que tiene biomecánicamente la fascia plantar para una correcta funcionalidad tanto del pie como de todo el miembro inferior.

¿Por qué tengo Fascitis Plantar?

El origen o etilogía de la fascitis plantar es multifactorial, es decir, se combinan varios hechos o circunstancias que facilitarán la aparición de la patología y los podemos clasificar de la siguiente manera:

a) Mecánicos:

  • Microtraumatismos continuados debidos a una gran intensidad.
  •  Permanecer largas jornadas en bipedestación.
  •  Soportar grandes cargas de peso.

b) Biomecánicos:

  • Exceso de pronación mantenida en el pie.
  • Disminución de la Flexión Dorsal del tobillo.
  • Trastornos biomecánicos del pie.

c) Anatómicos:

  • Sobre peso y/o Obesidad
  • Pie valgo, plano, pronado, cavo, varo y equino.

d) Tisular:

  • Cambios degenerativos del tejido adiposo en el talón.
  • Disminución progresiva de colágeno, agua y elasticidad de la fascia plantar.
  • Disminución de la fuerza de los músculos intrínsecos.
  • Disminución de la regeneración tisular

e) Extrínsicos:

  • Superficies duras.
  • Calzado inadecuado.

Si cumples uno o más de uno de estos puntos tienes más probabilidades de sufrir fascitis plantar o quizá ya la estás padeciendo.

¿Cómo puedo saber si tengo Fascitis Plantar?

El síntoma más característico de la fascitis plantar es un dolor agudo cuando nos levantamos por la mañana en la zona antero medial del talón. También se puede manifestar cuando estamos sentados en el sofá, en un restaurante y al levantarnos notamos un “pinchazo” en el talón. En ambos casos, al levantar el talón del suelo la fascia plantar se estira en exceso y provocará el dolor.

A nivel microscópico se han observado alteraciones degenerativas caracterizadas por: incremento en el número de fibroblastos, fragmentación de la sustancia fundamental, degeneración mixoide (acumulación de mucopolisacáridos ácidos en el tejido conectivo con alteración de los elementos fibrilares) y neovascularización.

Me han diagnosticado Fascitis Plantar, ¿y ahora qué?

No todo el dolor o patologías que se producen en la zona del talón son fascitis plantares por eso es crucial un buen diagnóstico por un profesional sanitario cualificado.

Un buen diagnóstico empezará por preguntar y escuchar al paciente por sus hábitos, su dia a dia, en que trabajo, zapato que utiliza, horas de actividad a la semana, etc. Posteriormente se realizará una exploración en camilla para determinar la localización y intensidad del dolor. Se observará al paciente en bipedestación, al andar y corriendo si se precisa para valorar la normo funcionalidad de la biomecánica de la extremidad inferior y determinar la causa o causas que lo provoca.

Si se tienen dudas o se quiere reafirmar en el diagnóstico se pueden pedir pruebas complementarias, la más efectiva por su relación calidad de imagen – precio, es sin duda, la ecografía.

Como hemos comentado no todo el dolor en el talón es fascitis plantar, así pues tenemos que asegurarnos de un buen diagnóstico diferencial con estas otras patologías:

a) Espolón Calcáneo: debido a la tensión y a las microtraumatismos que sufre la fascia plantar en su origen (tuberosidad medial del calcáneo) se pueden producir cambios degenerativos y periostitis en la misma dando lugar a una calcificación y a una posterior aparición de un espolón calcáneo. En algunos casos pueden convivir fascitis + espolón pero en otros muchos casos puede haber espolón sin fascitis. Este hecho lo ratifica que en el 20% de radiografías que se realizan donde existe espolón calcáneo no es sintomático, es decir no hay dolor.

Fascitis vs Espolon

b)Fasciosis Plantar: Así como fascitis hace referencia a la inflamación de la fascia, fasciosis hace referencia a la degeneración, en este caso de la fascia. Se considera fasciosis cuando existe la lesión durante más de 6 meses y este hecho es de vital importancia pues los tratamientos más conservadores a priori resultaran menos efectivos. Una ecografía nos ayudará a valorar si presenta cambios degenerativos muy sustanciales y la calidad del tejido fibroso.

c) Síndrome del túnel tarsiano: El túnel del tarso es un espacio fibroso formado por el tendón del tibial posterior, el tendón del flexor común de los dedos y el tendón del flexor del primer dedo. También se encuentra la arteria y la vena tibial posterior y el nervio tibial posterior. Produce dolor en el talón por encima del tubérculo medial del calcáneo, provocando disestesias en la planta del pie pudiendo irradiar hacia la pierna, todo ello debido a la neuropatía compresiva de las ramas plantares del nervio tibial.

d)Fractura por estrés del calcáneo: Después de la fractura por estrés de los metatarsianos es la más frecuente y se debe por el exceso de traumatismos que sufre el calcáneo que duele sobre todo en la práctica deportiva. Una radiografía nos ayudará mucho en este caso para un buen diagnóstico diferencial.

e)Enfermedad de Sever: También conocida como apofiseitis calcánea. Se produce en niños entre 5-11 años debido a una irritación del núcleo de osificación del calcneo que esta muy activo en esta etapa de crecimiento. El dolor aumenta significativamente con la práctica deportiva.

¿Cómo soluciono mi fascitis plantar?

El tratamiento irá encaminado a desinflamar y relajar la fascia en primera instancia controlando aquellos factores de riesgo que afecten a nuestra biomecánica. Una vez no haya sintomatología el último paso y no menos importante es trabajar y reforzar la musculatura de la zona plantar.

Otro aspecto importante es que hay distintos grados de fascitis plantar, muy incipientes y que prácticamente cualquier tratamiento es suficiente y otras muy rebeldes y duraderas donde gran parte de terapias no han funcionado y requieren de mucha terapia y paciencia por parte del profesional y del paciente.

A continuación os detallamos los tratamientos existentes para la fascitis plantar que mejor resultado dan:

a)Punción seca: El método se basa en el tratamiento de los puntos gatillo (puntos de presión dolorosos en los músculos) mediante la inserción de una aguja en éstos puntos, y moviendo suavemente la aguja alrededor hasta las contracciones musculares a nivel local.

b) Infiltración con corticoides: Los corticoides tienen una acción antinflamatoria . La infiltración con corticoide actúa directamente en el ámbito de los tejidos donde se infiltran, evitando la liberación de las sustancias que producen la inflamación, y por lo tanto aliviando el dolor.

c) Ondas de choque: Este tipo de tratamiento usa ondas de alta frecuencia de sonar que se orientan directamente a la lesión o al área circundante. Estas ondas sonoras estimulan los tejidos lesionados y consiguen acelerar el proceso de curación llegando a frenar la inflamación crónica.

d)EPI (Electrolisi Percutánea Intratisular): La Electrólisis Percutánea Intratisular  es una técnica de fisioterapia invasiva que consiste en la aplicación ecoguiada de una corriente galvánica a través de una aguja de acupuntura que produce un proceso inflamatorio de carácter local permitiendo la fagocitosis y la reparación del tejido blando afectado (tendón, ligamento, músculo, etc.).

tratamientos-fascitis

¿Unas plantillas me ayudarán a solucionar mi fascitis plantar?

La respuesta es que si.

Los tratamientos descritos en el apartado anterior van encarados a solucionar la sintomatología, es decir la inflamación y/o el dolor, no solucionan la causa o etiología.

Haciendo un paralelismo, imaginaros que nos estamos dando golpes de cabeza contra una pared y nos vamos tomando aspirinas, ¿creeis que el dolor de cabeza se ira mientras sigamos dándonos contra la pared?

Pues bien, unas plantillas personalizadas adecuadas, realizadas a posteriori de un estudio biomecánico, por un podólogo colegiado nos ayudarán a compensar, modificar y solucionar en medida de lo posible aquellas alteraciones biomecánicas que acompañan a la mayoría de fascitis plantares.

¿Cómo puedo prevenir la aparición de fascitis plantar?

El mejor tratamiento es la prevención así que a continuación te citamos una serie de consejos para mantener la fascitis plantar bien lejos:

  • Haz ejercicios para reforzar la musculatura de tus pies de forma regular.
  • Realiza estiramientos de toda la cadena muscular posterior (glúteos, isquiotibiales, gemelos, tendón de Aquiles y planta del pie) al terminar tu práctica deportiva o jornada laboral.
  • Utiliza un calzado adecuado en concordancia con la actividad que vayas a realizar.
  • Mantente en tu peso ideal ya que a más peso más tiene que trabajar la fascia plantar.
  • Realiza un estudio biomecánico para valorar posibles anomalías y solucionarlas antes que aparezca la fascitis plantar.

Conclusiones

Desde nuestro punto de vista entendemos que un trabajo multidisciplinar entre distintos profesionales sanitarios como fisios, podólogos y traumatólogos ayudarán a reducir el tiempo de recuperación del paciente afectado.

No todas las fascitis son iguales ni mucho menos, las hay muy incipientes que se solucionan fácilmente y otras muchas que son muy rebeldes y se necesita mucha paciencia por parte del paciente y del profesional sanitario. Así pues, aunque tu compañero de trabajo, vecino o familiar le haya ido muy bien un tratamiento x no quiere decir que a ti te vaya igual de bien ya que como hemos visto influyen muchos parámetros como la actividad laboral, tipo de pisada, tipo de calzado, práctica deportiva…que pueden no coincidir con los tuyos.

Una última recomendación es que os pongais en manos de profesionales sanitarios que os escuchen, os comprendan y os orienten a realizar el mejor tratamiento posible para vosotros.

ALBERT CASAS GUTIERREZ

Podólogo experto en biomecánica